Lunes 21 de Agosto del 2017

Notas de interés

‘Proyecto Chaco’ una propuesta formadora impulsada por jóvenes de una escuela secundaria

7 | octubre | 2016

Un día como cualquier otro, en una clase de biología, el profesor Luciano Segura, compartió con sus alumnos su pasión por los pájaros. La profesión de ornitólogo lo había llevado a estudiar una especie de loros que habitan la localidad de Taco Pozo, a 466 km al noroeste de Resistencia, capital de la Provincia del Chaco.  Su contacto con la naturaleza nativa en reiteradas ocasiones,  fue el nexo que lo llevó a conectar con la comunidad, sus costumbres y problemáticas. Toda esta experiencia fue trasladada a la clase de ese día, que luego atravesaría las paredes del aula, para llegar a convertirse en un proyecto institucional.

Así nace el “Proyecto Chaco”, idea que se funda en la Escuela Italiana de la Plata que lleva ya 4 años en pié, y el 5to viaje en curso de alumnos, alumnas, profesores y profesoras de  la institución a la localidad de Taco Pozo. El proyecto fue mutando a través de los años, y diferentes ideas se fueron sumando al mismo, complejizándolo, aunque  la tarea del hacer en el territorio requiere de un compromiso y de un encuentro con la experiencia propia y la de los otros. Es un aprendizaje constante que va mejorando en el campo y en la acción.  Proyecto Chaco plantea una experiencia pedagógica a través de la intervención, con actividades en conjunto entre los alumnos de la Plata junto a los alumnos y familias del impenetrable chaqueño.

Cuando Luciano dejó el proyecto, debido a que decidió dedicarse de lleno a la investigación en el CONICET, tomó la delantera el profesor de Ciencias Sociales: Rodrigo Fuente, quién se mantiene actualmente al frente de la organización y planificación,  acompañando el proceso formativo que busca trascender las paredes de las aulas e instalar el trabajo en equipo y colaborativo entre los estudiantes del secundario.

El docente ya acompañó varios viajes al norte argentino. Incluso hoy mira la iniciativa con mucha proyección y, gracias a la experiencia, se permite reflexionar sobre la mirada que muchas veces se tiene desde las grandes ciudades sobre los problemas del interior: “Nos pasó de que incorporamos proyectos de extensión universitaria y no se pudieron llevar adelante positivamente por la falta de compromiso, debido a una mala lectura a la distancia de los problemas que se creen que una comunidad tiene. Es una mala interpretación”. Rodrigo enfatizó en que es necesaria la sistematicidad y la organización “Hay que conocer a la gente, contactarse con ellos, tiene que haber compromiso real y no presentar un proyecto por presentar un papel y listo”. A pesar de que las colaboraciones externas aún no fueron del todo proactivas, el proyecto que nace de esta escuela secundaria sigue en pie y con el entusiasmo de sumar a personas e instituciones para el aporte significativo.

El centro de estudiantes de la escuela Italiana, recientemente creado por iniciativa de los pibes y pibas, fue un gran impulsor y organizador del viaje de este año. Los presidentes –  Así ellos se presentaron-   Iván Sánchez (16) y Valentina Colli (16), comentaron lo arduo y enriquecedor que representó conseguir las donaciones, armar las cenas a beneficio y articular con los alumnos del profesorado de Educación Física, que en este momento conforman parte del proyecto para poder articular experiencias relacionadas a la salud, la prevención y la educación física. También, el proyecto de este año conformó un equipo artístico que llevó talleres de arte y literatura para hacer con la comunidad.

“Solos no podemos hacer nada” aseguraban todos en el espacio del centro. Los chicos y chicas pudieron armar comisiones para organizar los talleres y planificar las tareas en el territorio. “No podemos irnos y dejar un lío. Nosotros nos vamos y ellos se quedan” dijo Ivan para darle valor a la planificación y el trabajo en equipo. Todo parecía estar encaminado, aunque quedaran cosas por hacer antes de emprender el viaje.

 

El viernes 2 de septiembre se subieron al micro los impulsores del Proyecto Chaco. El sábado ya estaban pisando tierra del nordeste  y sobre la experiencia nos contaron en esta producción:

Por: Gabriela Chávez

Edición: Fernando “Pato” Pérez