Domingo 26 de Mayo del 2019

Deportes

Bauza visita a Mineiro con un pie en semifinales

17 | mayo | 2016

michelbastos-cropped-1qfze3is2dl5t1xozplfa736hm

Mañana desde las 21.45 San Pablo visita a Atlético Mineiro por el partido de vuelta de 4tos de final de la Copa Libertadores. Después de una irregular actuación en la fase de grupos, los paulistas encuentran tranquilidad en su planteo, que intenta hacer valer el poderío de sus delanteros asegurándose atrás y jugando de contraataque. Pero hay un arma predilecta para el DT, que entiende –y muy bien- cómo se deben disputar los partidos de Copa Libertadores. Aunque por sí misma la contra ya es peligrosa si la defensa es sólida, los equipos del Patón (como sacó a relucir en la ida) tienen un plus: se hacen fuertes en el juego aéreo y en la pelota parada.

El ensayo de los envíos aéreos y las preparaciones meticulosas para las faltas o córners suelen ser discutidas por quienes gustan de un fútbol fluido y dinámico. El escritor Eduardo Galeano hizo una crítica de éstas estrategias en varios pasajes de su libro “Fútbol a sol y sombra”, argumentando que coartan la belleza del juego y la creatividad de sus protagonistas. En cambio otros, como Bauza, las comprenden como una vía no sólo válida sino, además, eficaz. La prueba de esto fueron sus dos títulos en el certamen, con Liga de Quito y San Lorenzo.

Con los ecuatorianos, en la edición del 2008, ya había mostrado sus variantes ofensivas y sus contraataques en la fase de grupos, sacándole provecho a la velocidad de Yoffre Guerrón por afuera y la potencia de Patricio Urrutia o Claudio Bieler en el área. En los octavos de final contra Estudiantes, el gol clave lo hizo Luis Bolaños en un indirecto en el que Damian Manso le brindó un toque corto.

Dos semanas después, Liga eliminó a San Lorenzo en los penales, materia en la que el Bauza suele hacer hincapié. Y en semifinales, Facha Bolaños cabeceó un centro de Guerrón para dejar en el camino a América y clasificar a una final donde el mismo método –un “bochazo” al área- fue utilizado en tres de los cuatro goles ante Fluminense, para obtener el título con la victoria por 4 a 2.

Seis años después, en la dirección técnica del ciclón, el camino fue similar: la solidez defensiva y presencia en mitad de cancha –de la mano de Mercier y Ortigoza- compensaban el vértigo que aportaban Piatti, Romagnoli, Villalba y Correa, y la potencia de Mauro Matos. Aunque también sacó réditos de los disparos a distancia, de los diez goles que marcó a partir de 8vos de final, seis provinieron de envíos al área, de los cuales cuatro fueron de pelota parada –además del penal de Ortigoza en la final.

En la actual llave con San Pablo ante Mineiro, la fórmula de Bauza volvió en la ida con un tiro libre desde la derecha a 12 minutos del final, en el que Michael Bastos anticipó a sus rivales para darle la victoria por 1-0 e ir con tranquilidad al partido que se jugará mañana desde las 21.45 en el Mineirao. El panorama, en estas condiciones, es ideal para el Patón: su equipo necesitará aguantar el resultado mientras que el rival deberá salir a ganar, con lo cual podría sacar provecho de sus especialidades: el contraataque, la preparación en la pelota quieta y los centros al área. Por esto ya tiene un pie, nuevamente, en semifinales de la Copa Libertadores. Siguiendo bien su libreto, pondrá el otro.