Lunes 22 de Julio del 2024

Deportes

Atlético por la memoria, Independiente por la gloria

27 | julio | 2016

Colombia's Atletico Nacional Orlando Berrio (L) drives the ball marked by Ecuador's Independiente del Valle Arturo Mina during the Copa Libertadores first leg football final at the Atahualpa stadium in Quito on July 20, 2016. / AFP / RODRIGO BUENDIA

Esta noche desde las 21.45 se disputa el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, que definirá al campeón entre Atlético Nacional de Medellín e Independiente del Valle de Ecuador. Los colombianos buscarán repetir la historia que marcó el club en 1989, cuando la Verdolaga se consagró en la Copa con algunos de los integrantes de la histórica generación Cafetera de principios de los 90. Por su parte, el Negriazul intentará alzar el título por primera vez.

Aquel equipo de Nacional de 1989 fue el puntapié inicial de la selección colombiana que luego se grabó en la memoria de su país por su rendimiento previo al mundial de Estados Unidos de 1994. Varias de las figuras del plantel –René Higuita, Andrés Escobar, Leonel Álvarez, Albeiro Usuriaga y John Tréllez- acompañarían luego a Carlos Valderrama y compañía para clasificar a la máxima competencia del fútbol, incluso goleando a Argentina por 5-0 en el Estadio Monumental.

Sin embargo, aquella generación de grandes jugadores se vería marcada por la disputa de poder entre los carteles de droga que manejaban los clubes. El Verdolaga pertenecía a Pablo Escobar, y varios de los encuentros de la Libertadores se vieron sospechados de fraude por favores arbitrales. El único caso comprobado a ciencia cierta fue al año siguiente frente a Vasco Da Gama; el árbitro uruguayo Daniel Cardellino confesó haber sido amenazado para favorecer a los colombianos.

La sospecha en las actuaciones de los referís volvió a recaer este año sobre el plantel de Reinaldo Rueda. Puntualmente en los partidos contra Huracán y San Pablo, en los cuales errores groseros (penales no cobrados) ayudaron a Nacional a llegar a la final del certamen. Al margen de esto, también volvió a brillar su fútbol: la pausa de Cardona y la velocidad de Berrío remiten a las mejores épocas.

Del otro lado Independiente –un sinónimo de sacrificio que eliminó nada menos que a River y Boca- se encuentra en una situación inédita en su historia. Mañana buscará consagrarse en Medellín después del 1-1 en la ida. Cabe aclarar: en la final los goles de visitante no dan ventaja, por lo cual en caso de empate irán a penales.