Miércoles 22 de Noviembre del 2017

Noticias

Maite siempre

22 | junio | 2017
Paloma negra, Maite amada, huiste hacia cielos muy propios, muy tuyos. Nos duele la despedida hasta el caracú, suponiendo que tengamos caracú.
ed11fo01_0
Nos duele hasta ese lugar del cuerpo más hondo, donde nadie puede advertir nuestra vulnerabilidad, nuestra exasperación frente al mundo, nuestros dolores, nuestras rabias y nuestra secreta ternura. Maite rebelde, buscaste el camino más corto para el viaje. Siento que te apuraste, hermana, que no era la hora todavía. Pero ¿quién sabe? ¿Quién te puede decir a vos cuándo y cómo partir? Si cada gesto de tu vida fue celebrar la autonomía.
Así nos enseñaste otra vez las fugas libertarias. Y bien. Sin reclamos, paloma negra, te cuento que te esperábamos para cada lucha. Que te seguimos esperando. No nos terminamos de creer la despedida. Donde florece un mechón rojo en un pelo negro, donde hasta la cabellera ondulada se vuelva bandera anarca, te estamos encontrando. Maite Amaya, feminista libertaria, anarquista. Rebelde con las zapatistas. Haciendo revoluciones con las mujeres kurdas. Te necesitamos para sacudir nuestros prejuicios residuales, nuestros dogmatismos crónicos, nuestras precarias comodidades.
Las jugaste todas, las bailaste todas, las probaste todas. Piquetera, trava, feminista, villera, anarquista… guardabas muchos cuerpos oprimidos en tu cuerpo, hermana de tantos encuentros y luchas, de tantos amores compartidos, de tantos vuelos interrumpidos por la ausencia.
La Federación de Organizaciones de Base (la FOB) fue tu puerto. Ahí anclaste los proyectos más queridos y los sueños de vida. Desde ahí nos mostraste caminos de autonomía, de resistencia colectiva y solidaria, de insumisión ante todos los poderes, incluso ante los poderes patriarcales que atraviesan nuestros movimientos y a nosotrxs mismxs.
Tantas batallas superpuestas te agotaron. No lograste escapar de esa telaraña que atrapa tempranamente a tantas compañeras travas.
La libertad no tiene precio, pero nos rompe muchas veces en el camino para alcanzarla.
Paloma Negra, Maite amada. No tengo palabras para nombrar el desgarro. Todavía te ando buscando en relatos que nos quedaron pinchados en el corazón, en tantas anécdotas que las compas de la FOB repiten entre risas y llantos, en fotos de momentos en que nos encontramos, en los desencuentros, en nuestro compromiso de seguir andando como fuera. Vamos entonces a abrazarnos en silencio, sin cuerpos, sin palabras, sin miedos.
Paloma negra. Maite amada. “la que murió luchando vive en cada compañera”, escribiste hace pocos días en tu cuaderno. Y sí, claro que estás en nosotras y con nosotras, luchando, y riendo, rabiando y levantando vuelo una y otra vez.
Vamos a seguir volando juntas Maite, paloma negra, con Lohana, con Diana, con las compas de la FOB. Y armaremos nuestros aquelarres feministas en alguna brillante estrella trava.
Maite querida, paloma negra, hasta siempre, hasta el próximo puente, hasta el próximo piquete. Acá nadie se rinde. ¡Furia Trava!
Claudia Korol. Junio Rojo y Negro. 2017